América unida en socialismo y democracia! [Decláracion final del Comité Americano IUSY 2017]

El Comité Americano “Unida en socialismo y democracia” de la Unión Internacional de Juventudes Socialistas – IUSY, por sus siglas en inglés – se reunió entre el 26 al 29 de octubre en la ciudad de Santo Domingo con el objetivo de reflexionar en torno a la unidad del socialismo y la democracia en América,

conociendo las situaciones actuales que se producen en cada uno de nuestros países y sus procesos y desafíos colectivos, donde juntos podemos realizar propuestas y atender luchas que nuestros pueblos llevan en pos de la justicia, la democracia, la igualdad y la libertad.

En un contexto global en que se profundiza el capitalismo en sus formas más sofisticadas, vemos como en América la ola de gobiernos conservadores sigue avanzando en sus programas, promoviendo una situación general de deslegitimación de la política partidaria y agravando un relato privatizador de las problemáticas sociales.

Se ha realizado un análisis estructural de las diferentes organizaciones miembros del Comité Americano y del rol que han tenido ellas en IUSY. A partir de ello, se determina que es necesario realizar acciones más efectivas y eficientes que permitan cumplir los objetivos del Manifiesto Global a través de la construcción de la paz, justicia y solidaridad, partiendo de la reflexión crítica que debemos tener como Juventudes de manera interna y externa sobre nuestra capacidad de cumplir en la práctica lo que fundamenta nuestros principios ideológicos.

Se hace una llamada a las organizaciones a ser agentes de cambio en el ámbito nacional e internacional, siendo conscientes de las necesidades que se presentan en cada país, con tal de determinar soluciones por medio de mecanismos reales de participación y liderazgo político juvenil.

Preocupa el refuerzo de los discursos de derecha que promueven posiciones misóginas, xenófobas, racistas, belicistas y contrarias a la realidad del cambio climático, condensadas en la figura del Presidente de los Estados Unidos Donald Trump, lo cual condenamos totalmente. Como jóvenes socialistas, socialdemócratas y laboristas llamamos a combatir ello con mayor democracia, el respeto a los derechos humanos, la participación de las organizaciones populares y generación de acuerdos de paz.

En Argentina gobierna una coalición que lidera el Presidente Mauricio Macri, dirigente de un partido de centroderecha afiliado a la Unión Demócrata Internacional. A casi dos años de su asunción aumentaron los niveles de pobreza y exclusión, que ya delineaban una situación preocupante durante el periodo kirchnerista. Cuestionamos de la gestión de Macri el intentó de condonación de deuda millonaria a un familiar del Presidente y la utilización por parte de cercanos del mismo de una ley de blanqueo de capitales. Se destaca, sin embargo, el avance de la justicia en el esclarecimiento de causas de corrupción en el periodo kirchnerista. Esperamos que el Poder Judicial actué con la misma firmeza en cualquier caso de corrupción por parte de miembros del Estado argentino, ya que no hay espacio para parcialidades en ese aspecto. Ante esta realidad, se hace necesario impulsar políticas públicas que respondan al ideario socialdemócrata, una reforma impositiva que permita al Estado contar con los recursos para los derechos básicos de cada ciudadano, a la vez de favorecer la inclusión, la distribución equitativa de ingresos y el desarrollo social.

La desaparición del joven Santiago Maldonado en el contexto de un procedimiento represivo de la Gendarmería y su posterior aparición sin vida nos lleva a exigir el pronto esclarecimiento de las causas de su muerte, así como el enjuiciamiento y condena de sus responsables.

Saludamos el proceso que ha desarrollado la Presidenta Michelle Bachelet en sus cuatro años de gobierno en Chile, la cual ha cambiado el consenso neoliberal imperante durante décadas en ese país para posicionar una agenda de derechos sociales mediante la educación gratuita, ampliación de la salud pública y una seguridad social solidaria. De la misma manera, celebramos medidas como el impulso de una ley de aborto en causales específicas, matrimonio igualitario con adopción homoparental y el respeto a la identidad de género. Finalmente, respaldamos el proceso constituyente iniciado para lograr una nueva Constitución nacida en democracia que termine la herencia dictatorial de Pinochet.

Manifestamos nuestro apoyo a la continuación del proceso de paz que se está desarrollando en Colombia, tanto en la plena implementación del acuerdo entre el gobierno y las FARC, así como en la culminación transparente y óptima del proceso de paz con el ELN. Llamamos a que se brinden garantías de apoyo a las víctimas del conflicto y a las guerrillas desmovilizadas en su reincorporación social y laboral. Sentamos postura en manifestar nuestro apoyo a quienes continúen la política de paz territorial y sin condicionamiento de los acuerdos en el marco de la próxima elección presidencial.

Lamentamos que en Costa Rica se viva el caso de corrupción más grande de su historia, donde se han visto inmersos tres de los cuatro poderes de la República -Legislativo, Judicial y Ejecutivo-, lo cual ha generado un gran descontento en la ciudadanía por la falta de transparencia de la política del país. Esta situación viene a generar una gran incertidumbre en el proceso de elecciones que se avecinan el próximo mes de febrero del 2018 donde se elegirá Presidente y Diputados de aquel país.

Condenamos la política injerencista de Estados Unidos en Panamá, con sus nuevas modalidades de colonialismo, patrocinando al gobierno de la derecha de aquel país mediante la utilización de la lista Clinton para cerrar medios de comunicación, quebrar empresas de opositores y perseguir políticos adversarios con el objeto de debilitar la figura de quienes se oponen al oficialismo.

Vemos con preocupación la avanzada conservadora en Paraguay, impidiendo la implementación de políticas de educación sexual integra y con perspectiva de género. Condenamos la discriminación a mujeres y a miembros de colectivos LGTBIQ+ por parte del Estado de Paraguay, debido a la presión de grupos conservadores y solidarizamos con compañeras y compañeros que luchan por la igualdad y la no discriminación. Además, apoyamos la lucha de las mujeres paraguayas que presentaron un proyecto de ley de paridad democrática y esperamos que el mismo sea aprobado por el legislativo para que pronto Paraguay cuente con un Congreso equitativamente representado.

Saludamos el dialogo que sostienen distintas organizaciones políticas y sociales de la Republica Dominicana en relación a la ley de partidos políticos y la reforma del Código electoral dominicano. Respaldamos el reclamo de la juventud para que se le otorgue una cuota de participación del 25 por ciento de los puestos de elección popular, así como el ánimo de diferentes grupos y organizaciones para que se logre la paridad de género en los puestos de elección popular. Apoyamos la propuesta de organizaciones políticas y de la sociedad civil dominicanas de que el aborto sea despenalizado para permitir el ejercicio del derecho que le asiste a la mujer de decidir sobre su propio cuerpo.

Reiteramos nuestra preocupación por la crisis política, económica y social que se profundiza en Venezuela, deseando que se promueva el dialogo plural entre los distintos actores políticos del país, buscando soluciones concretas donde se garantice la supervivencia de la democracia, el respeto a las instituciones y la convivencia política.

Apoyamos las candidaturas que desarrollaran nuestras organizaciones en las elecciones que se realizaran durante 2018 en Costa Rica, Colombia, Paraguay, México, Brasil y Venezuela, esperando que tengan el mayor éxito en ello para volver a un avance de la izquierda en el continente.

En ese mismo sentido, celebramos la candidatura del senador Alejandro Guillier de cara a las elecciones presidenciales de Chile, deseando su triunfo en diciembre próximo como continuador de la obra progresista. A su vez, apoyamos las acciones que ha realizado el candidato Antonio Alvares Desanti con el tema de la corrupción y la transparencia en Costa Rica, así como el apoyo a la juventud en la generación de fuentes de empleo y la educación.

El Comité Americano extiende un saludo afectuoso a la organización anfitriona por las actividades realizadas.

Tenemos confianza en que la Juventud Revolucionaria Moderna sabrá profundizar la agenda política progresista en la Republica Dominicana para alcanzar un mayor bienestar de su hospitalario pueblo.

¡Si a la Paz!
¡Ni una menos!
¡En todo el mundo para cambiarlo!

Comité Americano de IUSY ’17
Santo Domingo, República Dominicana
28 de octubre de 2017

La prohibición de Trump: discriminatoria, hipócrita e irresponsable

READ THIS ARTICLE IN ENGLIS // LIRE CET ARTICLE EN ANGLAIS

“Expreso mi más profundo disgusto y pesar por la prohibición de Trump de ciudadanos de Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen”, dijo Howard Lee, presidente de la Unión Internacional de Juventudes Socialistas, Secretario Internacional de DAPSY y Miembro de la Asamblea Legislativa del Estado Perak, Pasir Pinji.

Prohibir a cualquier persona de cualquier país es tan malo, si no peor, que una “prohibición musulmana”. Decir que alguien es un terrorista potencial únicamente en base a su nacionalidad y, más aún, a la religión, es el grado más alto de discriminación. La religión es una elección, pero no hay elección en donde uno nace. ¿Dónde terminará? Bélgica tiene el mayor recluta de ISIS por habitante en el mundo: ¿el Presidente Trump va a prohibir a los belgas entrar en Estados Unidos? Mi propio país, Malasia, es una nación de mayoría musulmana, que muchos consideran como un semillero con las condiciones perfectas para que los operarios de la IS sean reclutados y basados. ¿Cuándo es el turno de Malasia para entrar en la lista de prohibición?

Los criterios citados para la política sobre quién se prohíbe también es el grado más alto de hipocresía. Según la orden ejecutiva de Trump, aquellos que “colocan ideologías violentas sobre la ley americana“, “participan en actos de intolerancia u odio” o “oprimirían a los estadounidenses de cualquier raza, género u orientación sexual“. Simplemente reemplace la palabra “Americanos” en cualquiera de esos puntos con cualquiera de las siete nacionalidades que enfrentan la prohibición y será demasiado fácil ver la hipocresía de la misma.

Una denominación común entre las siete naciones que se enfrentan a la prohibición es que los Estados Unidos han sido una parte significativa de las acciones militares, si no las han llevado a cabo. ¿Cómo pueden los Estados Unidos golpear militarmente a una nación y no estar dispuestos a admitir a los ciudadanos victimizados y devastados por la guerra como refugiados y, además, prohibirlos? Esto ya es bastante malo. Alguien consideraría la intención de la acción militar estadounidense en esas naciones prohibidas como una razón para la prohibición, pero sería simplemente hipócrita.

La democracia es sobre la rendición de cuentas a la gente. Los Estados Unidos, que en muchas ocasiones han asumido el papel de líderes del mundo libre, también deben ser responsables ante los pueblos del mundo. Al traicionar el espíritu de los padres fundadores de los Estados Unidos, el presidente Trump no sólo ha sido irresponsable para el mundo, sino que ha sido irresponsable con la democracia, la libertad, los derechos constitucionales y, esencialmente, América y el pueblo estadounidense.

Quisiera citar al primer Presidente de los Estados Unidos, George Washington, cuando dijo: “El vientre de América está abierto a recibir no sólo el opulento y respetado extraño, sino los oprimidos y perseguidos de todas las naciones y religiones a quienes acogemos con beneplácito la participación de todos nuestros derechos y privilegios”. Y otra vez: “Siempre había esperado que esta tierra pudiera convertirse en un refugio seguro y agradable para la parte virtuosa y perseguida de la humanidad, a cualquier nación a la que pertenezcan”.

Muchos jóvenes, progresistas y ciudadanos de todo el mundo continúan prometiendo solidaridad y amistad con el pueblo estadounidense. Respetamos el derecho de los estadounidenses a la soberanía, pero cada vez es más difícil dar respeto al máximo titular de la posición política y al Comandante en Jefe de los Estados Unidos de América.

Interdiction de Trump: discriminatoire, hypocrite et irresponsable

READ THE ARTICLE IN ENGLISH // LEER ESTE ARTÍCULO EN ESPAÑOL

“J’exprime mon profond dégoût et mon regret sur l’interdiction des citoyens d’Iran, d’Irak, de Libye, de Somalie, du Soudan, de Syrie et du Yémen”, a déclaré Howard Lee, président de l’Union Internationale des Jeunes Socialistes, Secrétaire international de DASPY et Membre de l’Assemblée législative de l’État de Perak, Pasir Pinji.

Interdire quiconque de n’importe quel pays est aussi mauvais, sinon pire, qu’une “interdiction musulmane”. Dire qu’une personne est un terroriste potentiel uniquement en raison de sa nationalité et, plus encore, de la religion, c’est le degré le plus élevé de discrimination. La religion est un choix, mais il n’y a pas de choix dans l’endroit où l’on est né. Où va-t-il se terminer? La Belgique a le plus haut recrutement d’ISIS par habitant dans le monde: le Président Trump va-t-il interdire aux Belges d’entrer aux États-Unis? Mon propre pays, la Malaisie, est une nation à majorité musulmane, que beaucoup considèrent comme un foyer avec des conditions parfaites pour les agents de l’IS à être recruté et basé. Quand la Malaisie va-t-elle entrer dans la liste des interdictions?

Les critères cités pour la politique sur qui obtient l’interdiction est aussi le plus haut degré d’hypocrisie. Ils sont, selon l’ordre exécutif de Trump, ceux qui «placent des idéologies violentes sur la loi américaine», «se livrent à des actes de fanatisme ou de haine» ou «oppriment les Américains de toute race, sexe ou orientation sexuelle». Il suffit de remplacer le mot «Américains» dans l’un de ces points avec l’une des sept nationalités face à l’interdiction et il deviendra trop facile de voir l’hypocrisie dans l’interdiction.

L’un des dénominateurs communs parmi les sept nations faisant face à l’interdiction est que les USA ont été une action militaire importante, sinon menée, sur eux. Comment les États-Unis peuvent-ils frapper militairement une nation et ne pas être disposés à l’admettre en tant que réfugiés victimes et déchirés par la guerre et, en outre, les interdire? C’est assez mauvais. Quelqu’un considérerait l’intention de l’action militaire des États-Unis sur ces nations interdites comme raison de l’interdiction, mais ce serait juste hypocrite.

La démocratie concerne la responsabilité envers les gens. Les États-Unis, qui à maintes reprises dans l’histoire ont assumé le rôle de chef du monde libre, doivent aussi être responsables devant les peuples du monde. En trahissant l’esprit des pères fondateurs des États-Unis, le président Trump n’était pas seulement irresponsable envers le monde, il était irresponsable envers la démocratie, la liberté, les droits constitutionnels et, essentiellement, l’Amérique et le peuple américain.

Je voudrais citer le premier président des États-Unis, George Washington, lorsqu’il a dit: “Le sein de l’Amérique est ouvert à recevoir non seulement l’opulent et respecté étranger mais les opprimés et persécutés de toutes les nations et religions à qui nous participerons à tous nos droits et privilèges“. Et encore: “J’avais toujours espéré que cette terre deviendrait un asile sûr et agréable à la partie vertueuse et persécutée de l’humanité, à toute Nation qu’ils pourraient appartenir”.

De nombreux jeunes, progressistes et citoyens du monde entier continuent de promettre la solidarité et l’amitié avec le peuple américain. Nous respectons le droit des Américains à la souveraineté, mais il devient de plus en plus difficile de faire respecter le plus haut titulaire de la position politique et le commandant en chef des États-Unis d’Amérique.

Trump’s ban: discriminatory, hypocritical and irresponsible

LIRE CET ARTICLE EN FRANÇAIS // LEER ESTE ARTÍCULO EN ESPAÑOL

“I express my deepest disgust and regret on the Trump ban of citizens from Iran, Iraq, Libya, Somalia, Sudan, Syria, and Yemen”, said Howard Lee, president of International Union of Socialist Youth, DAPSY International Secretary and Perak State Legislative Assemblyperson, Pasir Pinji.

Banning anyone from any country is as bad, if not worse, than a “Muslim ban”. Saying that someone is a potential terrorist solely on the basis of his/her nationality, and, more so, religion, is the highest degree of discrimination. Religion is a choice, but there is no choice in where one is born. Where will it end? Belgium has the highest ISIS recruit per capita in the world: is President Trump going to ban Belgians from entering in the U.S.A.? My own country, Malaysia, is a Muslim-majority nation, which many consider as a hotbed with perfect conditions for IS operatives to be recruited and based. When is Malaysia’s turn to enter the ban list?

The criteria cited for the policy on who gets ban is also the highest degree of hypocrisy. They are, according to the Trump executive order, those who “place violent ideologies over American law”, “engage in acts of bigotry or hatred” or “would oppress Americans of any race, gender, or sexual orientation”. Just replace the word Americans in any of those points with any of the seven nationalities facing the ban and it will become too easy to call the ban hypocrisy.

One common denominator among all seven nations facing the ban is that the U.S.A. have been a significant part of, if not led military actions on them. How can the U.S.A. strike a nation militarily and do not be prepared to admit it victimised and war-torn citizens as refugees, and, furthermore, ban them? This is bad enough. Someone would consider the intent of the U.S.A. military action on those banned nations as a reason for the ban, but it would be just hypocritical.

Democracy is about accountability to the people. The U.S.A. who have, on many occasions in history, taken up the mantle of being the leader of the free world must also be responsible and accountable to the people of the world. By betraying the spirit of founding fathers of the U.S.A., President Trump has not only been irresponsible to the world, he has been irresponsible to democracy, liberty, constitutional rights, and, essentially, America and the American people.

I just would like to quote the first president of U.S.A., George Washington, when he said: “The bosom of America is open to receive not only the Opulent and respected Stranger but the oppressed and persecuted of all Nations and Religions; whom we shall welcome to a participation of all our rights and privileges“. And again: “I had always hoped that this land might become a safe and agreeable asylum to the virtuous and persecuted part of mankind, to whatever Nation they might belong”.

Many youths, Progressives, and citizens around the world continue to pledge solidarity and friendship with the American people. We respect the Americans’ right to sovereignty, but it is becoming increasingly difficult to afford respect to the highest political position holder and Commander in Chief of United States of America.

El discurso de odio de Donald Trump es una amenaza para el mundo

READ THE ARTICLE IN ENGLISH

IUSY condena las expresiones de discriminación del nuevo presidente de los Estados Unidos de América, Donald Tump, las cuales representan un retroceso en las luchas por la igualdad y la unión de los pueblos del mundo. La violencia expresada tanto en discursos como en las políticas propuestas contra grupos de inmigrantes, la comunidad afroamericana, la comunidad LGBTI y las mujeres promueve la intolerancia y el odio.

Desde la Unión Internacional de Juventudes Socialistas (IUSY), vemos con preocupación las políticas propuestas que significarían un retroceso en los derechos conquistados, por lo que es imprescindible mantener una defensa activa de los mismos y la unión de los sectores progresistas contra el avance conservador que representa Trump. Así también, resultan preocupantes sus declaraciones de negación del cambio climático, que suponen un enorme obstáculo para la concertación de acuerdos a nivel global para construir un mundo sostenible ambiental, económica y socialmente.

Por otro lado, condenamos el discurso supremacista blanco, el racismo y la inacción de Donald Trump para detener las acciones de odio de sus seguidores contra las diversas etnicidades en Estados Unidos. Creemos firmemente que un mundo más justo e igualitario sólo puede ser construido desde la tolerancia y la pluralidad.

Por último, vemos con suma preocupación las posiciones asumidas por Michael Pence, Vicepresidente de Estados Unidos, en contra de la comunidad LGBTI y en contra del derecho de las mujeres de decidir sobre sus cuerpos, así como su cercanía a sectores ultraconservadores durante su ejercicio como Gobernador de Indiana.

Nos solidarizamos con los sectores progresistas que manifiestan y luchan contra el avance de la derecha en Estados Unidos, con las compañeras y compañeros que marcharon en la Protesta de las Mujeres del 21 de enero, y especialmente con nuestras compañeras y compañeros de YDS. Llamamos a las organizaciones progresistas del mundo a solidarizarse y establecer acciones conjuntas atendiendo a la importancia de Estados Unidos como una de las potencias globales y su importancia en la agenda internacional.

Juntos venceremos.

Donald Trump’s hate speech is a threat to the world

LEER EL ARTÍCULO EN ESPAÑOL

IUSY condemns the expressions of discrimination of the new president of the United States of America, Donald Tump, which represent a setback in the struggles for equality and the union of the peoples of the world. The violence expressed in both his speeches and his proposed policies against immigrant groups, the African American community, the LGBTI community, and women are the doorway to intolerance and hatred.

We – the International Union of Socialist Youth (IUSY) – are concerned by such proposed policies that would mean a setback in the hard-won rights, therefore we strongly encourage the unity of the progressive actors against the conservative advance represented by President Trump, and the strong defense of the liberties accomplished. Furthermore, his denial of climate change is also concerning, posing a huge obstacle to the implementation of global agreements to build a world that is environmentally, economically and socially sustainable.

We cannot but condemn Donald Trump’s white supremacist discourse, racism, and passivity in stopping his followers’ hateful actions against various ethnicities in the United States. We firmly believe that a more just and egalitarian world can only be built from tolerance and plurality.
Finally, we are baffled to notice the stands taken by Michael Pence, Vice-President of the United States, against the LGBTI community and against the right of women over their own bodies, as well as his closeness to ultraconservative fractions during his office as Governor of Indiana.

We stand in solidarity with the progressive actors who have demonstrated and fought the rise of the right-wing in the United States, with all the comrades who marched on the Women’s March on January 21, and especially with our YDS colleagues. We call on the progressive organizations of the world to stand together and establish joint actions in light of the role of the United States in the international agenda as one of the global leaders.
Together we will win.